domingo, 27 de junio de 2021

MIS LECTURAS PARA EL VERANO

Después de una semana de tregua el horno manchego va cogiendo calorías, en lo que serán dos meses de achicharramiento. Es hora de preparar lecturas para tantas horas de luz y me voy haciendo una lista, ambiciosa por su extensión, que espero degustar a la sombra. Algunas son recomendaciones de blogs amigos y otras, compras compulsivas o regalos que por mi escaso tiempo libre llevan durmiendo  meses en la estantería. También hay títulos que me han llegado de casualidad o por obra y gracia de algoritmo. La mayoría, me doy cuenta, se mueven en los márgenes. Y no sé si es por darme importancia o porque los raros nos atraemos o por el puro hartazgo de leer siempre lo mismo.

De momento y me llevará una buena porción de mes, estoy con una edición en epub de Fortunata y Jacinta. Leí hace poco, porque Trapiello lo cita mucho en su libro sobre Madrid, El terror de 1824 y me quedé con ganas de Pérez Galdós. Así que a hartarse con casi mil páginas, poco puedo añadir a lo que se haya dicho sobre esta joya de nuestra literatura, ojalá se siga leyendo cien años más.

Clásicos aparte, tengo por ahí Panza de burro de Andrea Abreu, muy recomendada entre blogueros afines y por lo que he leído, atrevidísima en la forma y el fondo. De Antonio Tocornal, escritor consolidado y admirado en el mundo amateur, aunque con un estilo apabullante que ya quisieran muchos primeras espadas, me hice con Bajamares, Premio de Novela Corta Diputación de Córdoba.  Un relato construido a golpe de metáfora, con bellas imágenes por lo que he podido ojear. Rareza debe ser, a nivel superlativo, El tercer Reich de los sueños, de Charlotte Beradt, en Pepitas de Calabaza. Es una recopilación de sueños de alemanes de diferente condición, realizada por la autora durante la época del nazismo, la documentación de su impacto en el subconsciente, ¿promete o no? Pues se publica por primera vez en España, igual que Adiós, señor Chips de James Hilton en Trotalibros editorial, que conocía por la faceta bloguera de Jan Arimany (no está mal de blog literario a editorial independiente, los lectores agradeceríamos esta transición más a menudo) y a la que llegué después de leer la reseña de Lorena sobre La guardia de Nikos Kavadías.

En el apartado del ensayo, volveré a la Biografía del silencio de Pablo d´Ors. Me ha acompañado estos meses a ratillos y me apetece darle un repaso. Mi atención en este año y pico de pandemia ha caído bajo mínimos, no estoy en mi mejor momento y los libros ayudan, aunque esta faceta esté un poco denostada. Aparte, me han llamado la atención un par de ensayos un tanto gamberros, uno es Macarras interseculares, una historia de Madrid a través de sus mitos callejeros, del antropólogo Iñaki Domínguez. Según leí en una entrevista, Domínguez ha recopilado historias de matones, crápulas, hampones, quinquis y demás fauna marginal, hoy jubilados o muertos, un mundo finiquitado por pantallas, perfiles y criminalidad posmoderna, que se ha cargado lo castizo. Suena fascinante y divertido. Otro es Toma de tierra, del irreverente Bruno Galindo, sobre la decadencia de la música popular, todo hilado con anécdotas autobiográficas. Como músico aficionado y melómano, estoy frustrado por la disolución de una industria y modo de vida que fue importante para mi generación y anteriores y deja un legado insuperable. No lo puedo dejar pasar. Para no olvidar los cimientos que alumbraron el mundo contemporáneo, ya que vivimos en lo que parece una transición hacia otro, no sabemos si mejor o peor, tengo en casa Tierras de sangre, de Timothy Snyder. La compré hace años, pero no la he podido acabar nunca, porque leer de un tirón la profusión de matanzas que los regímenes totalitarios promovieron en el corazón de Europa es para estómagos de acero. No está de más, no obstante, en una época donde la política vira hacia el populismo y se convierte al adversario con el que debatir en enemigo al que batir (¿o eliminar?), recordar donde llevan los tortuosos caminos del extremismo.  




Lecturas más veraniegas, en el sentido de pasar horas devorando capítulos, también tengo. Son recomendaciones como El reino de Jo Nesbo, novela negra con sello nórdico (garantía de muchas horas de entretenimiento) del que me han llegado muy buenas referencias y a Javier Cercas con Independencia, entrega más desinhibida que la anterior ambientada en un futuro cercano que quién sabe, tal y como están las cosas. En mi libreta hay más, pero mejor no ser tan ambicioso y dejar para el otoño, incluso con todo el verano por delante será difícil leer todo lo que me he propuesto. Os deseo el mejor y más normal de los veranos, sin sobresaltos de mención, solo muchas horas felices, de lecturas y paseos y tiempo dedicado a las personas amadas porque del mañana nunca se sabe y mejor no desperdiciar algo tan valioso como el tiempo.

16 comentarios:

  1. Un buen cargamento el que te llevas para leer a la sombra, Gerardo. Con tu permiso tomo nota de algunos títulos. Me llaman mucho "Panza de burro" de Andrea Abreu, "Adiós señor Chips" de James Hilton y "Macarras interseculares. Una historia de Madrid a través de sus mitos callejeros" de Iñaki Domínguez. Tomo nota de estos tres y los buscaré por ahí.
    Te deseo un muy feliz y muy provechoso verano. Ojalá que no hiciese mucho calor, aunque mucho me temo que me equivocaré un año más.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan Carlos. El de Iñaki Domínguez seguro que te gusta porque es la historia del Madrid de los 70-80 contada a través de estos personajes, promete. No creo que llegue a leer todos, pero se intentará. Tampoco que el calor nos de tregua, pero así es el verano por estos lares.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Veo que vas bien servido. Yo con "Fortunata y Jacinta" todavía no me he atrevido (no sé si lo haré algún día) pero tengo esperándome "Misericordia" que seguramente cae este verano. "Panza de burro" también me atrae por su frescura. Todo son buenas críticas. Me atrae el de Iñaki Domínguez, y también quiero leer el de Javier Cercas, a ver si me quita la sensación regulera que tuve con "Terra Alta".
    Que pases un buen verano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues llevo ya una cuarta parte y engancha muchísimo. Se nota que es una novela popular y aunque del diecinueve, sorprende la modernidad de alguno de sus personajes. En fin, "Misericordia" es otra opción muy buena. Según Rosa Berrós, "Independencia" es más Cercas que "Terra Alta", por eso me he decidido por este.
      Buen verano, Juan Carlos. Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    pues llevas el petate bien lleno, no esperaba menos de ti, jeje.
    El verano es una época que incita mucho a la lectura (aunque para mi siempre es época de lecturas). Te deseo unas felices vacaciones, disfrutando de los tuyos y de tus libros. A ver que nos cuentas de ellos a tu regreso
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor se me ha ido la mano y eso que me he dejado muchos libros de la lista porque no los veía muy veraniegos. Pero nada, se hará lo que se puede.
      Buen verano, Marian y un abrazo.

      Eliminar
  4. Pues llevas un buen surtidito de libros. Fortunata y Jacinta la releí el año pasado y es, como bien dices, una joya de nuestra literatura. Aunque tengo debilidad por Galdós... El resto, salvo el de Cercas, no los conocía, así que estaré atenta a tus impresiones. Se ven lecturas muy interesantes. Disfruta de todas ellas y del verano!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero, la verdad es que este verano lector promete. Luego ya veremos. Un abrazo y disfruta de las vacaciones.

      Eliminar
  5. Un verano lector bien completito. Yo estoy terminando la Forja de un rebelde y la última parte se me esta haciendo un poco pesada, pero me esta gustando mucho. Lo dicho que tengas un buen verano y lo mas normal posible. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera parte creo que es la mejor, cuando describe su infancia en el barrio de Lavapiés. De hecho, creo que le dedicaron una plaza hace unos años. Feliz verano para ti también, Pura. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Un verano ambicioso literariamente hablando, Gerardo. Ya nos contarás en otoño.
    Está bien lo de moverse en los márgenes. Es cierto que si no a veces parece que siempre se lee lo mismo.
    También me he fijado en Panza de burro. Creo que es casi imposible no hacerlo. Creo que me gustaría por todo lo que vengo leyendo de él y aun así no termino de animarme.
    Veo que has estado estado echando un vistazo al reciente catálogo de Trotalibros. Sí que se agradece esa transición a editor de Jan Arimany. Gracias por la mención, por cierto.
    También he añadido recientemente a la lista interminable El reino por la reseña de Rosa. Siendo sincera, no creo que le de cuenta este verano. Pero espero animarme antes de que acabe el año.
    Me ha llamado la atención Biografía del silencio. Así, solo por el título. Así que espero que nos hables de él.
    Te deseo también un buen verano. El tiempo es lo más valiosos que tenemos. Qué pocas veces nos acordamos de ello.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, después de leer tu reseña estuve curioseando y me fijé en "Adiós señor Chips". El libro de Pablo d´Ors trata sobre la práctica de la meditación, del que el autor es gurú, son apenas cien páginas. En YouTube tiene algunas charlas que merecen la pena.
      Buen verano, Lorena y disfruta de las vacaciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Buenas lecturas las escogidas. Yo prefiero dejar al azar lo que iré leyendo.
    Espero que El reino e Independencia te gusten y entretengan lo suficiente. Eso por si he tenido algo que ver en su elección. Me gustará saber tu opinión.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Rosa. Las recomendaciones las cojo de unos y otros y los títulos que citas los apuntes tras leer tu reseña. A ver si el tiempo da de si para reseñarlos, aunque lo veo difícil.
      Disfruta de tus vacaciones por tierras galegas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Te has preparado una buena maleta de lecturas para este verano. Qué ímpetu y qué mérito con estos calores que por tierras de la capital del reino también son de aplanar al más gallardo.
    Volví a leer Fortunata y Jacinta el año pasado por eso del centenario de la muerte de Galdós, y aunque es un libro más que extenso, lo disfruté mucho (se supone que lo leí en el instituto antes, pero creo que debió de ser una versión resumida o algo así porque me extraña que de adolescente hubiera tenido la paciencia para leer ese tocho, la verdad sea dicha).
    De tus próximas lecturas solo coincidimos en la de Nesbo que la tengo en la parrilla de salida, aunque me apunto la de los macarras madrileños que me ha llamado mucho la atención.
    Disfruta del ocio veraniego y que el calor manchego no te castigue demasiado.
    ¡Buen verano, Gerardo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vuelta al calor manchego, o llamémosle horno mejor. Imagino que la versión de Fortunata sería adaptada, porque vaya lectura de instituto. Tengo pendiente ver la serie de RTVE para rematar la lectura. Y ya está cargado en mi ebook el de Nesbo. Así que a pillar buena sombra y leer.
      Un abrazo y feliz verano.

      Eliminar