domingo, 15 de enero de 2017

"Elegía para un americano" de Siri Hustvedt


Imagen relacionada
Elegía para un americano (The Sorrows of an American en la edición original) es una novela publicada por Siri Hustvedt en 2008. La escritora norteamericana nació en 1955 en Northfield, Minnesota, aunque su familia es de origen noruego. Según Wikipedia actualmente vive en Brooklyn, Nueva York, junto a su marido el también escritor Paul Auster, con quien tiene una hija, la actriz y cantante Sophie Auster.
Se trata de mi primera novela de Hustvedt, a la que he llegado por diversas recomendaciones, bien fundamentadas, de otros blogs. Una obra compleja en la que me he sumergido con facilidad y fue mi última lectura de 2016.
La historia comienza a andar cuando Erik Davidsen, un reputado psicoterapeuta que es el narrador principal y su hermana Inga, mientras ordenan el archivo de su padre que acaba de morir, encuentran un documento acerca de un incidente del que no tenían constancia y sobre el que deciden investigar. De este hecho del pasado envuelto en el misterio se van desligando otras dos tramas, basadas en la vida de los dos hermanos, componiendo una serie de historias cruzadas y encadenando una intriga con otra. La estructura de la novela las va alternando conforme avanza. Así, Erik alquila parte de su vivienda a una joven ilustradora, Miranda y su hija de cinco años Eggy. Comienza a sentirse atraído por ella, cuando descubre que su ex pareja, un artista un tanto perturbado, la acosa tomándole fotografías sin su consentimiento. Inga, por su parte, es la viuda de Max Blastein, un afamado escritor muerto de cáncer con el que tiene una hija en común recién salida de la adolescencia. Aquí aflora la tercera intriga, la de unas cartas que Max dirigió a una amante con la que presuntamente tuvo un hijo y que Inga trata de recuperar.
Como pivote entre estas tres historias, se incluyen en cursiva fragmentos del diario del viejo Lars, que la autora confiesa en una nota al final que son de su propio padre, y de paso se compone la historia generacional de los Davidsen, ¿o es de los Hustvedt? Debe ser cosa de la novela posmoderna de la que tanto he oído hablar.
Resultado de imagen de elegía para un americano
Siri Hustvedt en su residencia de Nueva York (foto: elpais.com)
La estructura y el juego que propone Hustvedt, las tres historias que se alternan y de la que afloran a su vez nuevos personajes y subtramas, da idea del trabajo de preparación que hay detrás de Elegía para un americano. Y de sus altibajos, puesto que en algún momento la novela se desequilibra hacia un lado u otro, incluso la trama del principio, el secreto innombrable del viejo Lars, acaba perdiendo interés y su desenlace es decepcionante. De hecho, la mayoría de historias se resuelven de forma poco verosímil.

En una entrevista que he leído mientras preparaba la reseña, Hustvedt afirma: los auténticos secretos del libro no están en la trama, sino en otro sitio. Esto me ha confirmado una sensación que he tenido al leer Elegía para un americano y es que toda esa parafernalia de tramas, intrigas e historias cruzadas resulta un simple gancho para mantener atento al lector y lo que importa en realidad son un conjunto de temas, entre los que destaca el modo de afrontar el duelo y la pérdida de los seres queridos. También la gestión de un trauma, definido como aquello que nos resistimos a que forme parte de nuestras vidas. Entre ellos el recuerdo del 11 de septiembre y en el caso del diario de Lars, la Guerra del Pacífico. Es un libro que reflexiona sobre la memoria, porque nuestros recuerdos siempre resultan alterados por el presente. Por último, tiene su parte filosófica, sobre los límites del conocimiento de las personas que amamos y del modo en el que experimentamos el mundo. De nuevo, Hustvedt nos dice al respecto que no experimentamos el mundo, sino nuestras expectativas del mundo y que ninguno de nosotros somos quienes creemos ser.  

El libro se explaya en cuestiones relativas al psicoanálisis y la neurociencia, a mi parecer en un tono (es cierto que el narrador es psiquiatra, pero aún así, resulta forzado) demasiado didáctico, como de trabajo académico y no encajan bien en una artefacto literario.
Resultado de imagen de magritte
"Los amantes" de René Magritte (foto: arteallímite.com)
Las experiencias que rodean a los personajes, su pasado que les ha modelado en lo que son, ayudan a crear profundidad. Pero Hustvedt llega a ser tan exhaustiva, tan analítica, que hay momentos en los que noto cierta distancia. Ha sido como asistir a la disección de un cadáver, una lección magistral de anatomía del personaje, pero en definitiva, sobre algo muerto. Me ha dejado una sensación de frialdad, de cierto intelectualismo exagerado. Las neurosis de neoyorkinos pijos, sabelotodos, divorciados, prisioneros de sus traumas, resultan un tanto desquiciantes. Falta humanidad, sobra cálculo y quizá el interés que por momentos despierta la historia no logra afianzarse como es debido y puede incluso que por momentos se derrumbe. Hay pequeñas grietas en la construcción de Erik, que es el narrador principal, que le restan verosimilitud. De hecho, esa sensación de estar ante personas que no parecen reales, aumenta en el caso de su hermana Inga. Aún así, me ha parecido una autora interesante, de la que también tengo en lista Todo cuanto amé, que para la crítica pasa por ser superior a Elegía por un americano.

20 comentarios:

  1. Hay cosas en tu reseñan que indican que esta no es una lectura redonda pero también muchas otras que me hacen pensar que sí puede ser de mi interés.
    Con esta autora aún no me he estrenado pero, al igual que tú, he leído reseñas en otros blogs sobre sus libros que me han hecho fijarme en ella. Supongo que tendré que plantearme seriamente leer algo suyo. Lo que no sé es si el elegido será este u otro título.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, tiene elementos muy interesantes, pero se desinfla y a veces el tono no me parece el más adecuado. A ratos si que me ha gustado, por eso la he traído al blog. Sigo pensando que se trata de una autora a tener en cuenta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No la he leído. De momento, no la incluyo en mi lista.
    A su marido, sí, con pasión.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente la novela recuerda a ratos a "Brooklyn follies" e incluso uno de los personajes (Max Blastein) parece un calco de Paul Auster. Sin embargo, creo que Auster consigue dotar a sus personajes de mayor personalidad, son más veraces y Hustvedt se queda en el simulacro. Claro que esto es solo mi opinión.
      Saludos.

      Eliminar
  3. A pesar de los "contras" que has indicado, a mí me atraen muchos elementos de los que has indicado: las historias cruzadas, ese filosofar sobre el (des)conocimiento de las personas a las que queremos, esa gestión del duelo...Quizás es cierto eso de que el secreto de algunas tramas están en otro sitio.
    Estupenda tu reseña, Gerardo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene elementos interesantes. La idea de historias cruzadas que se va alternando con mucho dinamismo me atrapó al principio. El problema es que no están bien resueltas. Los temas sobre psicología son un punto a favor, pero a veces los trata con un enfoque más académico que literario, no sé si me explico.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. De las tres novelas que he leído esta que hoy reseñas es la que menos me gustó, de hecho pasaron unos años hasta que leí la tercera que reseñé hace poco El verano sin hombres. De las tres, Todo cuanto amé es la que más me ha gustado.

    De lo que recuerdo de esta Elegía..., persiste la sensación de que se alarga innecesariamente y que las historias deambulan sin tener muy claro hacia dónde las quiere conducir.

    Pese a ello me parece una escritora interesante.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente me acerqué a la autora por una de tus reseñas y este es el que encontré en la biblioteca. Había otros, pero al comenzar a leer me enganchó. Por desgracia, como dices, con tanta historia cruzada acaba enredándose. Aunque puede que todo fuera una excusa para tratar ciertos temas, al menos así lo deja caer en la entrevista que cito.
      No es una autora que haya dejado de lado, al contrario, sigue en nómina.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Esa novela me la regalaron hace años, comencé a leerla pero perdí interés o no terminó de atraparme. Luego, más tarde, si volví a leer otros libros de ella que si me gustaron. La que no me gusta nada es mi memoria, porque no sé si fue "Todo cuanto amé" o " Verano sin hombres " o ambas, lo que me parece muy probable, dado que cuando me agrada un libro busco más de la misma autora o autor . Sí recuerdo que trataba muchos temas relacionados con la neurología y por eso me agradó, porque me interesa muchísimo y los exponía de modo sencillo. Aunque coincido contigo en que puede chocar en la narratividad de una novela. Tras leer esta reseña estoy pensando que quizá le dé otra oportunidad algún día.
    Un abrazo, Gerardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ese lado (el de la neurología), la autora se nota que se ha preparado a conciencia. En la página de agradecimientos y en alguna entrevista, reconoce que asistió incluso a conferencias y foros de especialistas, aparte de leer mucho y bien sobre el tema. Reconozco que saqué ideas sugerentes, algunas las he incluido en la reseña, pero hay un tonillo academicista que entra muy mal o quizá es cosa mía. De "Todo cuanto amé" hablan bastante mejor, así que será la próxima.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Gerardo mientras te leía iba oscilando entre decidir a leerla o dejarla pasar, hay muchos temas que me interesan pero que no estén bien resueltos los temas me acostumbra a molestar un poco, así que igual me inclino por iniciarme con esta autora en alguna de sus otras novelas.
    Gracias por tan estupenda reseña.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene elementos interesantes, no es una mala lectura. Pero no llega a ser redonda, en mi opinión y al parecer la autora es capaz de más.
      Gracias a ti por pasarte, saludos.

      Eliminar
  7. Solo he leído de esta autor "El verano sin hombres" y me gustó bastante. Esta de la que hablas la apunto ya mismo porque tiene todos los ingredientes que me gustan. Por cierto, Paul Auster, del que he leído casi todas sus novelas porque me gusta muchísimo, parece ser que está a punto de publicar una nueva, después de no sé cuantos años sin regalarnos nada.
    Una reseña que engancha y atrae. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sabía, habrá que estar pendiente. Creo que Paul Auster no me ha decepcinado nunca como lector, aunque no he leído toda su obra.
      Veremos.

      Eliminar
  8. Según te iba leyendo me he ido desinflando. Que ya avisaras de una lectura compleja me puso en alerta (no estoy yo ahora mismo para leer complejidades) pero esa intriga en las historias me atraía. Cuando ya has comentado lo del "intelectualismo exagerado" he pensado que si a ti te parece eso, yo no voy a conseguir ni entender el título.
    Por cierto, si los auténticos secretos del libro no están en la trama, ¿dónde se encuentran? ¿en la sobrecubierta? ;)
    Creo que este lo descarto ya mismo. Gracias por esta fantástica reseña.
    Un abrazo, Gerardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La estructura y la serie de historias cruzadas me enganchó al principio, pero luego pierden interés. Los personajes son un tanto pedantillos, aunque también hay corazón y temas universales. No es una lectura del todo descartable, aunque no creo que sean de las que convencen. Aún así lo acabé y lo he traído a la llanura, ponle un 6 sobre 10.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Muchas gracias por la recomendación. Quizá sea un libro que no guste a todo el mundo, pero no está de más echarle un ojo. Yo es raro que no lea un libro que caiga en mis manos. Un saludo desde el blog La Roca más Diamante del mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena lectura, con sus limitaciones. Yo también tiendo a devora-libros, pero si no me convence soy de dejarlo a medias y ponerme con otros. Te sigo y he leído en alguna ocasión.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Hola!
    He estado tentado de comprar este libro varias veces, más que nada porque me gusta Paul Auster y tengo curiosidad por ver lo que escribe su esposa. Al final nunca me he decidido y siempre me he ido de la librería sin el libro de Siri Hustvedt. Después de leer la reseña, "Elegía para un americano" lo dejo en el limbo porque creo que me van a pesar más las sombras que las luces.
    Gracias por el artículo, y felicidades por el blog. Es estupendo!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En una entrevista Siri Hustvedt decía algo así como que la literatura forma parte de su vida conyugal. Intuyo que efectivamente, se influyen el uno al otro. En esta novela el personaje de Inga se lamenta además de su "invisibilidad" por tener un marido famoso, al final siempre eres la esposa "de". El libro se puede leer, aunque hubo detalles que no me convencieron.
      Gracias por tu visita y un saludo.

      Eliminar