jueves, 29 de diciembre de 2016

DESPIDIENDO 2016


Vamos a por lo que será la última entrada del año. En un primer momento pensé en hacer algún tipo de ranking, pero viendo que me iba a costar lo mío, ya que libro que no me gusta, libro que no acabo, pues he decidido traer algunas lecturas de este 2016 que no he reseñado por ser de sobra conocidas o por falta de tiempo (o una combinación de ambas cosas).

Como cada año, he tenido mi ración de clásicos. Lo he acabado por todo lo grande con Henry James y Otra vuelta de tuerca y fantasmas o delirios paranoicos aparte, creo que todo el mundo debería leer y releer La llamada de lo salvaje, de Jack London. Catalogada como “novela juvenil”, siendo mucho más, merece esa etiqueta solo por la capacidad que tiene de revivir ansias lectoras olvidadas, de cuando uno se asomaba a la gran literatura por primera vez. Aparte, me parece una reflexión profunda sobre la supervivencia y la lucha por la vida que ya quisieran muchas “novelas para adultos”.
                                          Resultado de imagen de la llamada de lo salvaje

Adoro el ensayo y la divulgación. El problema, si se puede considerar como tal, es que soy bastante exigente, por una parte y por otra me cuesta pasar por su lectura sin subrayar, tomar notas, hacer un resumen después, contrastar algunas informaciones, etc. La consecuencia de esta actitud es, o bien que el libro se queda a medias si es poco consistente o bien se eterniza su lectura. Bueno, todo este rollo para hablar del fabuloso ensayo de Yuval Noah Harari De animales a dioses, donde se hace un repaso del pasado, presente y futuro de nuestra especie. Un futuro que se presupone poshumano, cuando la inteligencia artificial y la biotecnología permitan superar los límites con los que nos dotó la naturaleza, llegando incluso a hacernos “amortales”. Eso sí, a los que puedan pagarlo. Me parece un libro esencial para mirar las ideologías, los procesos históricos y las religiones con una óptica distinta. Es ameno, fascinante a ratos, pero también riguroso.
                                       Resultado de imagen de de animales a dioses

En el apartado del relato corto o cuentos, acabo el año bien servido. Poco que añadir a lo que se ha dicho sobre Catedral de Raymond Carver, solo que deja un regusto a obra maestra y gusanillo de relectura difícil de igualar. Para este humilde lector, entraría dentro del canon de “cien libros que leer antes de morir”.
                                       Resultado de imagen de catedral carver

No soy de los que menosprecia a los autores españoles, que en la blogosfera los hay. Incluso contra autores que con humildad a uno le parecen incuestionables, como Miguel Delibes. Pues también reciben palos. Pero, ¿quién no aspira a convertirse en perro de presa en estos tiempos? Los mismos que luego se lamentan del “buenismo”. Pues yo me he marcado un Luis Landero, y tengo en lista a autores como Wenceslao Fernández Florez, Gabriel Miró y otro Fernández, Jesús Fernández Santos, que hay que ver cómo escriben. No voy a criticar el esfuerzo que hacen ciertas editoriales por recuperar a escritores olvidados de Centroeuropa o de la Inglaterra victoriana. Pero que haya escritores como los mencionados que solo encuentras en los depósitos (suena mal, ¿a qué sí?) de las bibliotecas o en los mercadillos, clama al cielo. Por supuesto, no es el caso de Landero que vive y goza de fama, aunque Hacienda le quiso meter mano al estar jubilado y tener ingresos por dar charlas y cobrar derechos de autor, que a quién se le ocurre (modo ironía). Menos entusiasmo ha puesto Hacienda, por cierto, con los “futbolistos” y varios ilustres “panameños”. Juegos de la edad tardía merece leerse, el fulgurante debut literario de un cuarentón, por cierto, para que luego se quejen las jóvenes promesas.
                                     Resultado de imagen de juegos de la edad tartdía

Si de literatura contemporánea hablamos y de la que engancha porque cuenta historias creíbles y tiene la virtud de transformar personajes ficticios que aparentemente existen tan solo en el papel en seres dotados de vida propia, por los que el lector se interesa, padece y se compadece por ellos. Si, hablo de esas novelas que acabas y piensas: ¿por qué me da tanta pena que la historia acabe aquí? ¿Qué pasará con Griffin después? Pues me alegro haber conocido y recomiendo por mediación del Blog de la fábula (gracias) a Richard Russo y su El verano mágico en Cape Cod.
                                          Resultado de imagen de richard russo cape cod

Y para acabar con un toque exótico, ya os hablé de Yasunari Kawabata, del que fui reincidente, en parte por vuestras sugerencias y me leí, durante esas madrugadas de octubre, cuando uno trata de acostumbrarse al otoño, su cambio de hora y de rutinas, a sorbitos como si se tratara de un té, La casa de las bellas durmientes. En esa casa misteriosa, el anciano Eguchi disfruta de la compañía de jóvenes vírgenes que han sido narcotizadas, tan solo para poder dormir con ellas. Eguchi rememora su vida pasada, en un sutil ejercicio de erotismo y meditación sobre la belleza, la soledad y el paso del tiempo.
                                        Resultado de imagen de la casa de las bellas durmientes

Una buena manera de acabar el año, sobre todo para no caer en ese abismo que supone siempre mirar atrás, es quedarse con los momentos buenos. Me ciño a las cuestiones literarias y acabo del todo relajado, por haber gastado mis horas de forma tan fructífera. Espero seguir compartiendo desde la llanura y visitando vuestros espacios a vista de pájaro otro año más. Un abrazo de novela para todo el que llegue a esta última línea del 2016. Mis mejores deseos para el nuevo año.

24 comentarios:

  1. Gracias por mencionar mi blog. Me alegro de que te enganchara la novela de Russo y te gustara.
    Hablando de escritores españoles, hay muchos a los que resucitar. Los que mencionas (cuánto leí en su día de Jesús Fernández Santos y, por supuestísimo de Delibes), pero además, qué poco se ve a Blasco Ibáñez, qué nada se recuerda a Juan Valera, a Pereda y a otros muchos. Yo es que durante muchos años, era lo que leía casi en exclusiva y, tienes razón, se recupera a escritores europeos, cosa que me parece estupenda y me ha descubierto a Sándor Márai y algún otro, pero qué olvidados están algunos españoles.
    Respecto a lo que dices de gente que desprecia a los autores españoles, pasa lo mismo con el cine. Me parece una postura snob, papanatas y ocasionada por prejuicios que no tienen base real (como cualquier prejuicio por otra parte)
    Un beso y feliz fin de año. Y feliz nuevo año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció una novela desbordante, llena de vida. Y no es fácil, hace falta mucha habilidad, no será el último de Richard Russo que me eche a las espaldas.
      Lo del cine español es quizá mucho peor, porque hay cuestiones ideológicas y otro tipo de prejuicios de por medio.
      Feliz 2017, Rosa. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Un buen año lector, Gerardo. Muchos de los títulos que citas los he leído y coincido en tus apreciaciones, así como con tu crítica con respecto al olvido de autores españoles de gran talla.
    Yo suelo hacer un resumen de los libros leídos a primeros de año (una costumbre de los últimos tres años) y, en esta ocasión, hay más relectura que lectura. Cada vez siento más necesidad de volver a títulos que me gustaron y leí hace tiempo, leerlos con los ojos de hoy.
    Un saludo y que 2017 sea un buen año lector.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ejercicio imprescindible la relectura, de hecho el de Carver siempre me está tentando y eso que lo leí a principios del verano.
      Feliz 2017, un abrazo.

      Eliminar
  3. Buen repaso de diversas lecturas, algunos autores los he leído (Carver, London, Landero, Wenceslao Fernández) y otros no. Me gusta la propuesta De animales a dioses porque me interesa conocer hacia que tipo de abismo caminamos.

    Otro abrazo de novela para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un ensayo interesantísimo, desmonta tópicos y te hace plantearte cuestiones que dabas por sentadas. Un poco al estilo de Jared Diamond en "Armas, gérmenes y acero", pero mejor enfocado.
      Un abrazo y feliz 2017.

      Eliminar
  4. Gracias Gerardo, es curisoso que siempre que leo una entrada en el blog bien "reseñando" bien opinando sobre "hechos literarios"bien con escritos tuyos, la primera palabra que me sale a la hora de comentar es: ¡GRACIA!.Pues bien que la última palabra de este comentario sea esa. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es lo mismo que a mí me sale a la hora de responder: otro gracias bien grande. Las ganas de compartir y contrastar opiniones es lo que mantiene a flote este blog.
      Un abrazo, mis mejores deseos para el año que entra.

      Eliminar
  5. Buena cosecha literaria. Algunos he leído y me han gustado. El que menos me llama la atención es el de Jack London, aunque en su momento intenté leer algo de él.
    Un abrazo de novela también para ti. Feliz 2017.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el de Jack London, de verdad, es de los que dejan huella. Un gran narrador, sin duda, tienes que darle otra oportunidad.
      Un abrazo y feliz 2017.

      Eliminar
  6. Casualidades de la vida, esta misma semana me pasé por un re-read y me cogí la misma edición de la imagen que has puesto de La llamada de lo salvaje. Me gustan las ediciones críticas, incluso aunque sean juveniles.
    También tengo pendiente leer a Wenceslao Fernández Flórez (cualquier obra suya) y la novela de La casa de las bellas durmientes.
    Saludos y feliz año 2017.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas ediciones de Vicens Vices están muy bien. Anaya también las tiene, tengo en casa la de "Bodas de Sangre" de Lorca y te orienta mucho en su lectura, tan llena de simbolismos.
      Feliz 2017.

      Eliminar
  7. Hola Gerardo.
    Quizás me quedaría con Jack London... Está muy conectado con mi juventud lectora, bueno, todas son apetecibles

    Feliz año 2017 junto a los tuyos y mucha salud :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lectura de "La llamada de lo salvaje" me parece toda una experiencia, en serio. Tengas la edad que tengas.
      Feliz 2017, mis mejores deseos para ti y tu familia.

      Eliminar
  8. Feliz año nuevo Gerardo
    Buena entrada y buenas lecturas las que has tenido.

    Estoy con Paco que a mi Jack London me trae muchos recuerdos de juventud cuando lo leí y creo que no me importará volver a hacerlo. Este año aparte de descubrir nuevas lecturas gracias a ti y a otros buenos compañeros de los blogs, me he dedicado a releer autores más clásicos y ha sido un placer redescubrir con mi mirada de adulta esos libros que en su momento ya me dejaron huella, me ha encantado. ¿Qué seria de nosotros sin los libros?

    Aunque no leo mucho de ensayo, sí que me ha interesado esa propuesta que traes porque es un tema que, en un momento donde la ética no siempre es lo que impera, mezclado con la especie y lo que se puede hacer, los que puedan y quieran, por perpetuarse me parece que ha de ser apasionante leerlo.

    Que el 2017 sea un gran año de muchas y buenas lecturas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te gusta el libro de Yuval Noah Harari, es ensayo pero se disfruta como una novela.
      Los clásicos son una gran opción, estoy leyendo a ratos una antología de cuentos de autores del XIX y hasta la segunda mitad del XX y me gustaría profundizar en la obra de muchos de ellos, que apenas he leído, especialmente españoles. De hecho, será mi "reto" lector para este 2017.
      Feliz año nuevo Conxita, un abrazo.

      Eliminar
  9. En primer lugar quiero darte mi más cálida felicitación de Año Nuevo, Gerardo.
    Veo que tenemos muchas coincidencias en lecturas y valoraciones. En especial esos magníficos Yasunari Kawabata y Raymond Carver. Para mí Carver es de lo mejor que he leído nunca.
    Pero también veo que has echado una miradita a autores españoles como Landero (me encantó su "Juegos de la edad tardía", aunque veo que no logra desprenderse de una idéntica manera de hacer en el resto de sus novelas y por eso, pienso, yo, es por lo que no aparecen títulos nuevos suyos con frecuencia) y, ¡oh, madre mía, qué casualidad!, Jesús Fernández Santos. ¿Sabías que yo hice mi trabajo de licenciatura sobre él? Fernández Santos fue siempre para mí santo de mi devoción y me leí todo lo suyo; sin embargo, creo, que hoy, cuando me topo con alguna de sus novelas por casa y le echo la vista encima, me da la sensación de que el tiempo ha sido cruel con su literatura y que no ha envejecido todo lo bien que debiera, ¡lástima!
    Por último tomo nota del de Richard Russo porque no hay mejor síntoma de estar ante una buena novela que ese "¿por qué me da tanta pena que la historia acabe aquí?" que señalas en tu entrada.
    Bueno, Gerardo, que las lecturas del año próximo sean tan de tu gusto como las que has hecho éste. Y yo que lo lea en tu blog porque para mí eres una excelente guía y fiable consejero literario.
    Un fortísimo abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan Carlos. Este año me he propuesto precisamente acercarme a la obra de esos autores españoles "olvidados", entre ellos Fernández Santos. Seguimos leyéndonos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Yo también soy incapaz de hacer rankings. Con suerte, mi mejor lectura es la que tengo en ese momento entre manos.
    Con Henry James me he estrenado este pasado 2016 y espero este 2017 leer el título que acabas de concluir.
    Coincido plenamente con tus impresiones acerca de "De animales a dioses". Una mezcla de historia de la humanidad, biología y un montón de disciplinas más sumamente entretenido y, como bien dices, a ratos completamente fascinante.
    Te agradezco que saques a colación "Catedral" de Raymond Carver. Lo tenía apuntado para leer pero se me cruzaron otras lecturas y ahorma mismo debe andar perdido por mi lista de pendientes. Si no recuerdo mal lo apunté por la reseña de Juan Carlos. Ahora que lo mencionas lo rescato a ver si cae este año.
    De Luis Landero sólo he leído "El balcón en invierno", pero como es una mezcla de memorias y de metaliteratura tengo un poco la impresión de haber leído con él un poquito de todos sus otros libros. Una marvilla que, ya que sé que te gusta el autor, me tomo la libertad de recomendarte.
    Tomo nota del resto de títulos para valorar su probable lectura.
    Que tengas un feliz 2017 y no sólo en cuanto a lecturas.
    Otro abrazo de novela para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lógico lo de las coincidencias lectoras, porque entre todos los blogueros que solemos leernos nos retroalimentamos (vaya palabro) y eso es lo bueno del asunto.
      Coincido con lo que dices respecto a Landero, dejé a medias "El balcón en invierno" porque tenía la sensación de que todo lo había leído antes disperso en sus novelas.
      Un abrazo y feliz 2017.

      Eliminar
  11. Se devuelve el abrazo, pero de película que una es muy barroca. :)). Me apunto dos de los dichos y expuestos. Buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo quedo, además que anoche mismo me devoré "La gata sobre el tejado de zinc" y estoy más peliculero que novelero esta mañana. Saludos.

      Eliminar
  12. Hola, aunque no soy nada participativo, incluyes a dos escritores que para mí son primeros espadas, Raymod Carver y Luis Landero, los "japo" como que no me suelen ir mucho, ni siquiera el ponderado Mukadami, lo siento, me quede en Misima, aquél si que me apasionaba... De London leí de chaval y los otros no sé si he leído algo, se me amontonan los años y con ellos las lecturas, o al revés.
    Creo que Landero está a punto, si no lo ha hecho ya, de sacar nuevo libro; la verdad, es que espero mucho más de él, el Balcón en Invierno es un poco continuación de su guitarrista (aunque más flojo) y sus recuerdos de la "Prospe", nuestro común barrio, quede dicho, pero muy por encima queda el nombrado por ti en la entrada y los estupendos (para mí) Caballeros de Fortuna y el Mágico Aprendiz.
    Hace ya bastantes años, cuando descubrí al MARAVILLOSO Raymond Carver, me di cuenta de que es uno de esos escritores que se debe releer constantemente, por ello y para los que deseen hacer un buen regalo, ha salido hace poco una edición muy cuidada y muy bonita que se llama Todos sus cuentos; creo que es de Anagrama.
    Imagino, que si lees a Carver conocerás a Cheever, su amigo y maestro, que escribía y bebía tanto como el magnífico Raymond.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía esa edición nueva edición de los cuentos de Carver, le echaré un ojo. Cheever me parece un gran maestro del género, junto con Salinger: "El nadador" es uno de mis relatos favoritos. Su novela "Crónica de los Wapshot" también merece mucho la pena.
      Saludos.

      Eliminar