sábado, 30 de abril de 2016

SI LO SABRÉ YO, QUE SOY SU PADRE

Foto: Ricardo Canalejas-elpais.com
El ambiente de la taberna estaba cargado de sudor y tabaco negro. Una nube espesa se había instalado en el techo, entre las vigas de madera y la luz desvaída de dos bombillas, que colgaban precariamente de cordones mugrientos. Era una hora intempestiva, el tabernero secaba los vasos con un paño y los miraba al trasluz guiñando un ojo. Cuando algún parroquiano le hacía una señal con la mano para que rellenara la copa de vino, orujo o lo que permitiera el racionamiento, estiraba el paño con un movimiento enérgico, como si manejara un látigo, se lo colocaba airado sobre el hombro y abría con ceremoniosa pausa una botella cualquiera, sirviendo al borracho. Luego paseaba la mirada aviesa por el local, examinando la fauna que allí se congregaba, deseando que llegara la hora del cierre.
Las carcajadas resonaron en la sala. Un grupo de jóvenes, de fino bigote, botas altas de caña negra bien lustradas y camisa azul, se arremolinaban en torno a un viejecillo. El anciano se llevaba un vaso de vino a la boca, tembloroso por la edad y luego se limpiaba la comisura de los labios con el dorso de la mano. Debía de tener al menos ochenta años, pero parecía que el vino rejuvenecía su cara de momia y se dirigía con tono enérgico a su auditorio, apuntando con el dedo al yugo y las flechas bordadas en rojo sin ningún pudor.
—Estuve sirviendo en Filipinas cuatro años. Entonces si qué éramos un imperio de verdad.
El anciano apuró por fin el vaso y chasqueó la lengua un par de veces antes de seguir.
—Sin embargo, olía a rebelión por todas partes. La cruz de Magallanes temblaba en su nicho, presintiendo la que se le venía encima.
Se hizo un repentino silencio y el viejo maniobró hábilmente, porque se dio cuenta de que transitaba por caminos nada seguros.
—Las filipinas son las mujeres más hermosas de toda Asia. Delicadas como muñecas. Piadosas, también. Los frailes se esmeraron en llevar al redil del cristianismo a aquellas gentes. Pero, ojo, nada que ver con las beatas de aquí.
El viejo soltó una risilla y se irguió como un gallo, levantando el cuello, del que colgaba flácida la papada, como el pellejo de un pollo, erizado de barba blanca. Los jóvenes siguieron escuchando expectantes.
—Me acuerdo de una en concreto. La muchacha atendía a mis palabras con paciencia y amabilidad cuando la abordaba a la menor ocasión. Sus ojos  se quedaban fijos en las insignias de mi uniforme, mientras esquivaba con delicadeza las manos que yo lanzaba aquí y allá, tratando de interceptar uno de sus hombros, agarrarle un brazo y atraerla hacia mí, palpar la curva de su cadera bajo la larga falda azulada. Era jovencita, apenas repuntaban los senos bajo el chal, como dos limones puntiagudos.
Al oír aquello, uno de los jóvenes soltó un exabrupto y el viejo le dirigió una fría mirada de bóvido que hizo al falangista cuadrarse inmediatamente, como si estuviera frente al Caudillo en persona. El anciano prosiguió.
—Las mujeres allí son así. Parecen casi niñas, delgaditas, pequeñas, calladas y extremadamente complacientes. Lo que decía, temerosas de Dios, pero no mojigatas. Al volver a España me casé, como es de recibo. Mi mujer, entre misas, rosarios, novenas y letanías pasaba más tiempo en contacto con Dios que conmigo. Cada vez que llegaba el momento del asunto, se santiguaba diez veces y apenas acababa de sacarla, después de culminar la faena, que su trabajo costaba, porque se quedaba más rígida que un tocón de roble y ya estaba corriendo a los brazos del cura, para limpiarse de pecado.
Los jóvenes estallaron en carcajadas. El tabernero se acercó al grupo y golpeó con los nudillos en la barra.
—Es hora de cerrar.
Los jóvenes hicieron como que no le habían oído. El tabernero dirigió el dedo a una efigie de Franco que colgaba de la pared.
—Serví a sus órdenes en África, en el Tercio.
Y se arremangó la camisa, mostrando una larga cicatriz que le surcaba el brazo y que partía en dos un obsceno tatuaje.
—Ni una sola gota de aguardiente se echaba al gaznate, ni siquiera vino. En los burdeles lo conocían sólo de oídas, porque ni su sombra pasaba del umbral de la puerta. Nador, El Gurugú, Monte Arruit. Todavía lo recuerdo inspeccionando el último blocao que liberamos, arrasado, a lomos de su caballo blanco, enjuto, con la piel requemada por el sol y la arena del desierto, ordenándonos reunir las cabezas de nuestros enemigos como trofeo. Así.
Y revivió al despiadado legionario por un segundo, ensartando con el cuchillo un pedazo de berenjena que sacó de la lata chorreando vinagre.
—Hicieron muchos muertos en Annual, les teníamos ganas. Luego ese perro de El Raisuni se cagó por la pata abajo y aceptó un buen puñado de pesetas por acatar la autoridad española. Si le hubiéramos puesto la mano encima…
 Y con un golpe certero que hizo retroceder a los falangistas, no al abuelo, que le miraba sin inmutarse, clavó el cuchillo en la barra. El mango se quedó temblando y los restos de la berenjena se esparcieron como si fuera metralla. Uno de los jóvenes se pasó el dorso de la mano disimuladamente para eliminar el tropezón de la camisa.
—En África aprendió el caudillo que la mejor estrategia es el terror—sentenció.
Los falangistas miraron alucinados al tabernero, reconvertido en veterano del Tercio. Sin embargo, en el rostro apergaminado del anciano había nacido una palpable mueca de disgusto.
—Ya me has agriado el vino. Ponme un orujo, anda.
—Faltaría más, don Nicolás.
Uno de los falangistas, el más fornido, se apresuró a pedir una ronda para todos. Cuando el fétido brebaje estuvo dispuesto en los vasos, alzó el suyo con místico deleite y componiendo el semblante exclamó:
—Por la victoria y por nuestro Caudillo.
Un coro de atronadoras voces repitió estas palabras y los vasos se vaciaron. Luego, en posición de firmes y dando un taconazo, como habían aprendido de los militares alemanes que campaban a sus anchas por Galicia en busca de wolframio, dirigieron el saludo fascista a la foto del dictador, cantando el Cara al Sol.
En el breve minuto que duró la tonada, el anciano bajó como pudo del taburete y se recompuso. Cuando hubieron terminado, se dirigió a los jóvenes y les espetó:
—Ese caudillo del que tanto habláis, no es más que un patán y un cabrón.
Los jóvenes se quedaron estupefactos, mudos de asombro. Pronto la sorpresa dio paso a la ira más tremebunda y el viejo se vio rodeado y aprisionado por un pulpo airado de brazos azules, pero no se arredró, al contrario, exclamó para que todos pudieran oírle:
—Si lo sabré yo, que soy su padre.
Los puños se detuvieron a un centímetro escaso de la nariz ganchuda del anciano y las caras atónitas se volvieron al tabernero, que asintió afirmativamente, apretando los labios.
La mordaza con la que habían aprisionado al anciano se fue aflojando.
Se decía que el padre de Franco vivía, que salía de farra cada noche. A pesar de su avanzada edad, frecuentaba burdeles, tabernas y otros antros de perdición de La Coruña. Había abandonado a su familia, cuando Franco era todavía un niño, para irse a vivir con una maestra republicana. Estaba claro que no había sido un padre ejemplar, pero en todos ellos surgió la duda de lo que podría pensar o peor hacer el Caudillo si molían a puñetazos al viejo, que por la edad seguro que no superaba el trance, y les sobrevino un escalofrío, recordando las cabezas de los moros ensartadas en la punta de las bayonetas en Monte Arruit. De nuevo golpearon las botas al unísono y se retiraron, dejando un par de billetes arrugados en la barra. Todavía uno de ellos dijo al salir:
—Debería tener más respeto por su hijo. Ha salvado España de la masonería y el comunismo. Le debemos la vida.
El viejo comenzó a echar espumarajos por la boca, murmurando en voz baja:
—Qué sabrá mi hijo de la masonería…        

"Si lo sabré yo, que soy su padre", fue premiado en el I Certamen de Relato Breve Biblioteca de Illescas, en 2015. 


26 comentarios:

  1. Buen relato y bien final. Me gusta. Me alegro de compartir la afición de escribir cuentos con alguien que lo hace tan bien, como acabo de comprobar. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángeles. Con esa idea nació este blog: compartir, leer y ser leído. Un saludo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias por dedicarme un rato de lectura, compañero.

      Eliminar
  3. No tenía ni idea del curriculum del padre del dictador Franco. Tu relato ha despertado mi curiosidad y he estado buceando por la red; me he quedado alucinada.
    Con un hermano republicano y masón y con un padre así....va a resultar que la oveja negra de la familia fue Francisco.
    Gracias por instruirme sobre los antecedentes de tan infausto dictador y además de una manera tan buena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El relato está basado en una anécdota real, la leí y no pude resistirme. El padre del dictador fue todo un personaje, a mi juicio poco aprovechado por la ficción.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho y me ha sorprendido el final, narrativamente y por mi desconocimiento al igual que Kirke de los antecedentes familiares de Franco. Disfrutar y aprender, qué más se puede pedir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tema poco conocido. De hecho, según he leído la enemistad con su hijo fue total. Me alegro que te haya gustado, lo escribí hace más de un año y casi me había olvidad de él.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Qué buen relato, Gerardo. Bien escrito, bien dosificado y perfectamente rematado. Me ha encantado. Yo algo había oído del padre de Franquito, pero me ha sorprendido porque no me imaginaba tanto, como que a los ochenta años siguiera con su vida de crápula.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al parecer sí, se corría buenas juergas aún hecho una momia. Franco salió más a su madre, según dicen sus biógrafos. Me alegro que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Que bueno y qué sorprendente que sea casi verídico. Gracias por compartirlo. Te seguiré de cerca ;-) un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo. Era una anécdota muy jugosa, la verdad, el relato salió solo a partir de ahí. Un saludo.

      Eliminar
  7. Muy buen relato Gerardo, el ritmo que le has dado hace que sea una delicia ir descubriendo lo que va pasando hasta llegar a ese final sorprendente para mí, que desconocía totalmente esta visión del padre de Franco y desde luego lo describes como un personaje, digno de protagonizar muchas historias.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es todo un personaje, daría para una buena novela. Recuerdo haber leído alguna otra anécdota también bastante divertida.
      Gracias por pasarte Conxita, saludos.

      Eliminar
  8. Un auténtico bar de hombres, que bien lo has recreado en esa época oscura que relatas. Como crece la tensión entre "gallitos", algo que siempre puede acabar en bronca (legionario, falangistas y el padre de Franco, ahí es ná).
    Desconocía la anécdota, la verdad es que tiene su gracia.
    Buen relato, felicidades.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, me lo pensaría mucho antes de entrar a esa taberna, jaja. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Qué buen relato y tu manera de contarlo me gustó mucho. No conozco ucho del tema pero creo que partes de algunas de las leyendas que se dicen de Franco. Fue un gusto leerlo. Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, el punto de partida fue una anécdota que se cuenta sobre el padre del dictador. Verídica o no, me pareció una buena historia. Gracias por la lectura, María. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Excelente relato amigo. La escena inicial del tabernero y la taberna no tiene precio, casi pude oir el sonido del latigazo con el trapo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es más mérito del lector que otra cosa, habría que ver por cierto el colorcillo del trapo en cuestión, ¡saludos!

      Eliminar
  11. Salgo muy contenta de leerte Gerardo, me pareció un relato muy bueno y yo también desconocía esa anécdota verídica o no del padre de Franco. No cabe duda de que se te da muy bien contar historias.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. Es un relato que me ha dado bastantes alegrías. Con una anécdota tan jugosa casi salió solo, partiendo de cero no sé yo...
      Saludos.

      Eliminar
  12. Un relato muy bien escrito Gerardo y esas anécdotas de taberna que siempre son para escuchar. Lo que no sabia nada era del padre de Franco que era así de crépula. Siempre pensé que el crápula era Franco.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, la taberna o los bares castizos eran lugares donde escuchar y contar historias. Recuerdo varios cuentos de Manuel Rivas que parten así, como historias de taberna.
      Al parecer sí, Franco era muy puritano y su padre, como dicen por mi tierra, un golfo. Qué cosas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola Gerardo.
    Había pasado a dejarte algún comentario por aquí pero veo que no estás.
    Cuuuu-cucúuuuu.
    ¿Cambiaste de blog? Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va, por aquí sigo. Lo que pasa es que la semana pasada estuve tan liado que no pude actualizar el blog y compartí una entrada antigua, por no perder cuerda. Así que ya sabes, siempre eres bienvenida en llanura.
      Un abrazo.

      Eliminar