miércoles, 26 de abril de 2017

PRÓXIMAS LECTURAS

                           Resultado de imagen de foto de mucha gente leyendo

Quería haber escrito un post el día del libro. En mi ciudad, coincidió con el día de la bicicleta. Mil trescientos ciclistas se concentraron en la plaza de España y me pregunto cómo quedaría eso de reunir a mil y pico lectores, libro en mano, dejarlos su media horita hasta tenerlos a lo suyo, nada de poses y hacer una foto sobrevolando sus cabezas. Siento la tentación de buscar en Google por alguien ha podido llevar esta idea a buen puerto, pero recuerdo que tengo roto el ordenador desde hace días. Dispongo de parches, entre ellos un viejo portátil al que le conecto un teclado USB, con conexión poco fiable y la tablet de mis hijos, copada por ese demonio con cuerpo de ratón, Mickey Mouse. Y el móvil, mi criptonita, lo escondo lejos. Instalé el Whatsapp, sí, es una de mis pocas concesiones. Quité Telecinco de mi televisor, me he perdido un Mundial y una Eurocopa, creo, por esto, pero ahí está el dichoso icono siempre encendido. No le hago caso, pero insiste. Y bueno, pues leí algunas recomendaciones lectoras de blogs amigos, así para poner los dientes largos y yo, después de pensar, me decidí por hablar de un puñado de libros cuya lectura no admite más demora.

Sé que es una falta de respeto enrollarme tanto. Mañana (hoy) me entregan el ordenador reparado, cien euritos la tajada. El disco duro estaba hecho bicarbonato y no quiero hacer un símil con mi cerebro. Voy, voy. Estas son las lecturas que he elegido para los próximos meses, sin cortar con las previsibles interferencias. No habrá reseña porque las conocéis de sobra o sí, quién sabe.

Las letras hispánicas merecen su puesto de privilegio, entre tanta novela —buena o no— traducida. Y tengo un clásico pendiente, al que a lo largo de varios años le he ido dando mordidas, pero luego siempre se interpone algún otro y es un quiero y no puedo. Se trata de Historia de la vida del Buscón, llamado don Pablos: ejemplo de vagamundos y espejo de tacaños. Ahí es nada. Yo creo que las ganas me han venido después de leer el último libro de Luis Landero y me he dicho: vamos con una novela picaresca de bellota, para quitarme el gusto a recebo. De este libro, siempre que lo abro, al azar, saco una pulpa jugosísima. No me quiero imaginar cuando lo lea completo. Veamos, por ejemplo: Trujeron caldo en unas escudillas de madera, tan claro, que en comer una dellas peligrara Narciso más que en la fuente. O esta otra, las hay por miles: Dicen que era de muy buena cepa, y, según él bebía, es cosa para creer.  

Con Guerra y paz, de momento no me atrevo, pero sí creo que es la hora de los Hermanos Karamazov. Tenía en casa un ejemplar que compré en un mercadillo con la letra tan pequeña que me lloraban los ojos, pero ya he conseguido una edición para ebook y no habrá quien me pare. De momento, he aprendido lo que es un startsy y cómo hacer un intrincado pero eficaz retrato psicológico de tres hermanos y un padre rufián. Cuando acabe, podré añadir una medalla a mi currículum lector, de las buenas, de las que pesan, tipo estrella de oro, cruz de hierro o laureada.

Resultado de imagen de hermanos karamazov Resultado de imagen de el buscon quevedo

Aunque padezco cierto desorden alimentario y como dicen en mi pueblo, ante una biblioteca o librería, me “ansío”, no me considero un mero devorador de libros. Trato de que las lecturas fermenten en mi cabeza y formen parte incluso de mi espíritu. Investigo después, reflexiono sobre lo leído. Lo comparto aquí. Por mi naturaleza impresionable, suelo implicarme demasiado, mis sueños se pueblan de personajes literarios. Mis reflexiones, parte de mis actos, también.

Necesito sentimientos exacerbados, dramatismo y brumosas pasiones, ver su daga que se interpone en el destino de los hombres. Las historias del gato y el ratón, a veces me aburren. Por eso tengo Bodas de sangre en mente, en una edición crítica, con todo su arsenal simbólico a mi disposición para que lo vaya desentrañando. Otro libro al que le he dedicado más de un restregón, pero sin entregarme hasta el final y conozco bien. Así que, en el caso de llegar hasta aquí estaréis pensando que asumo pocos riesgos, en lenguaje tipo coaching, que “no salgo de mi zona de confort”.

Bueno, pues un poco jugando al bingo, un poco psicoanalizándome, he puesto delante de la fila algunas de las recomendaciones que en los últimos meses he ido anotando de unos blogs y otros. Aquí puedo mudar en cualquier momento, por lo menos uno ya está encargado. El primero, que además estuve leyendo ayer, es una antología de Gloria Fuertes editada con gusto sublime por Blackie Books con el título de El libro de Gloria Fuertes. De verdad, pinchad aquí para ver el libro, aunque aviso de que habrá más de un flechazo. 

Tantas reseñas de Delphine de Vigan y tanto ponerla cerquita del Olimpo que no he podido resistirme. Me he decidido, eso sí, por su última novela Basada en hechos reales, por ese aroma a thriller literario entre dos aguas, realidad y ficción, frontera difusa que como lector me agrada. El caso es que no leo mucha novela negra, pero el hecho de que una tal Ottesa Moshfegh pase, en Mi nombre era Eileen, por pupila de Jim Thompson, me pone. ¿Inteligencia salvaje, pose punk? A ver si es verdad…

  El libro de Gloria Fuertes_3D_altaResultado de imagen de de vigan basada en hechos reales


Con esto tengo más que suficiente, de momento. De hecho, ya me he puesto a la tarea. Pero como soy de picar entre horas y por eso a pesar del Crossfit sigue el flotador perenne, he conseguido en ebook una descomunal Antología del cuento norteamericano. Richard Ford ha reunido más de sesenta relatos en mil y pico páginas. En nómina, nada menos que Carver, Cheever, Updike, Faulkner, el mismo Ford, Roth, Poe, Melville (si, el cuento incluido es el de Bartleby), y tantos primeras espadas que me están entrando escalofríos… 

33 comentarios:

  1. Pues me gustan, de hecho solo me falta, mátame, el de Gloria Fuertes por leer. Y siendo sicnera, o mucho te entusiasma y me contagias, o no lo veo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una edición muy reciente. Tú échale un vistazo, si la ves en una librería, y verás: como pegamento del fuerte, no te despegas.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Gerardo, buenisima la idea de reunir a mil y pico lectores,¿pero hay tantos? y en el supuesto caso que los hubiere, seria muy complicado reunirlos a todos, más de uno estaría "perdido" entre las páginas de un libro y se olvidaría de la cita.Muy buena entrada, como es habitual en ti.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que los hay, Pura. Lo que pasa es que leer es un acto tan solitario... Y como dices, los lectores vamos a lo nuestro, para citas y quedadas no somos ninguna garantía, jaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Gerardo, tú cuando te pones a leer lo haces a conciencia. Esta lista de próximas lecturas es de mucha enjundia. Dostoyevsky, Lorca, Fuertes... Buen elenco y de gran nivel el que has elegido.
    A mí, tus introducciones no solo no me parecen una falta de respeto, además me encantan. A mí también me gustaría saber qué pasaría si se reunieran un montón de lectores en un sitio a celebrar el día del libro. En Madrid coincidió ese día con una maratón en El Retiro y a mí se me ocurrió ir allí a pasear, no te puedes ni imaginar la cantidad de porquería de los corredores que había en el suelo (botellas de agua, cáscaras de fruta, etc); seguro que si la reunión hubiera sido de amantes de la lectura la huella habría sido mucho más limpia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, es como si me tragaran. Luego le sacaré más jugo o menos, pero es una actividad que me absorbe por completo y como es alimento, pues trato de escoger los mejores ingredientes. Parece que corredores y ciclistas se han propuesto pisarnos el día del libro, jaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Gerardo.

    Estos días mi hija ha estado recitándome poesías de Gloria Fuertes durante la cena, ya que la "profe" ha dedicado buena parte de las clases a la poeta (no le gustaba nada que la llamasen poetisa), han escrito sus poesías (con dibujos incluidos, a los niños y niñas entre 5 y 6 años hay que "currárselos"... jeje), las han comentado en clase y las han llevado a casa, te puedes imaginar el ambiente poético con que aderezamos las cenas familiares... Aunque sé (es mi hija) que también lo hace para escaquearse de alguna que otra buena porción de puré... hago la vista gorda.

    Sobre tus lecturas, como siempre, eres un sibarita literario :)
    Ya te comenté que para mí, "Los hermanos Karazamazov", fue uno de esos libros que me han forjado como lector, y lo leí joven... pero quedé absolutamente impresionado, adoro esa obra, y a Dostoievsky, al que leí con obcecación... y me ha dado mucho.

    "La Antología del cuento norteamericano", uff... me has puesto los dientes largos, qué pinta tiene.

    De Quevedo siempre me ha intrigado una cosa, aunque nació en Madrid su familia era oriunda de la montaña cántabra, bien, aunque mi padre y su padre (mi abuelo) nacieron en Madrid, la familia procedía de la montaña cántabra, ahí acaba todo el parecido, pues en cuanto a talento literario... ni por asomo me veo cercano, jaja. Al menos sus libros pueblan mis estantes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como les gusta escaquearse a los niños del puré de verduras, el mío hace de tripas corazón, jaja. Es muy bonito lo que cuentas y todos conocemos a Gloria Fuertes por sus poesías infantiles. Pero después de echar un buen vistazo a la edición que comento, me han sorprendido sus poesías más personales, en las que habla de ella misma con un ingenio e ironía irresistibles. Intuyo que Gloria Fuertes es mucho más que Gloria Fuertes y esta efemérides, coincidiendo con estupendas ediciones (he visto también una en Reservoir books, "Me crece la barba. Poemas para mayores y menores") supone un experiencia única para revalorizar a esta poeta.

      Sobre la antología del cuento norteamericano, qué te voy a contar. Ahora bien, son 1.200 páginas...Yo creo que tengo libro para los restos.

      Me han divertido mucho esas coincidencias con Quevedo, jaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Cuando termines la lectura de los Karamázov comprenderás que Dostoievski era alienígena. Ningún humano puede escribir así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, buen planeta para viajar el de Dostievski, si uno se cansa de la bola azul. De momento, y llevo cincuenta páginas, estoy entusiasmado.

      Eliminar
  6. Pues yo me atreví con "Guerra y paz", pero he sido incapaz de enfrentarme a "Los hermanos Karamazov".
    El último de Delphine de Vigan será una de mis próximas lecturas en cuanto otros compromisos me lo permitan.
    El de cuentos americanos, a pesar de lo que siento por los cuentos, estando seleccionados por Richard Ford y con los autores que mencionas, me apetece mucho. A ver.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Heredé "Guerra y paz" de un tío de mi mujer. Iban a tirar una pila de libros y lo salvé justo a tiempo, pero todavía no he encontrado el momenot. Me decidí por este de Vigan, aunque he leído varias reseñas, entre ellas la tuya, por una entrevista en Página 2.
      El de cuentos creo que está descatalogado en la actualidad (en Amazon piden 120 euros, nada menos), yo lo tengo en ebook por si te interesa.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Pues si eres tan amable, te lo agradecería mucho.
      Cuando en Amazon te piden por un libro 120 euros y barbaridades semejantes, yo creo que es que no lo tienen en stock. Te digo porque siempre que veo esos precios es en libros que están desaparecidos y escatalogados en todas partes.
      Un beso.

      Eliminar
  7. En mi ciudad el día del libro también coincidió con el día de la bicicleta, y bien que lo siento pues todas las actividades que organizaron las bibliotecas tenían más que ver con ésta que con los libros. No es que tenga nada en contra de incentivar el uso de la bicicleta, pero ya que aquí no se celebra feria del libro ni nada similar, he echado de menos un mayor apoyo administrativo para visibilizar el día del libro.
    Tentadoras tus pretensiones lectoras. Sólo he leído 'Bodas de sangre' y a de Vigan aunque un título diferente al que tú vas a leer. Espero algún día colgarme yo también una medalla leyendo 'Los hermanos Karamázov'. La antología de cuentos norteamericanos tiene una pinta estupenda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido el día de la bici, pero que las bibliotecas se olviden de los libros...Recuerdo tu reseña de "Bodas de sangre". Yo es un libro del que he picoteado tanto que casi se puede decir que lo haya leído, pero falta una verdadera inmersión. Llegará pronto. Una lectora como tú sacaría un gran partido a este novelón de Dostoievski y te lo digo con solo 50 páginas de renta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Gerardo, creo que Guerra y paz te entusiasmará. Es una de esas novelas para quedarse a vivir en ella. ¡Con cuánta tristeza abandonamos sus páginas al terminar la lectura! Un abrazo lector, lector.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he tirado más por el lado francés, ya sabes, Victor Hugo, Alejandro Dumas, etc. Pero como siga con esta inercia me voy al este. Aunque intuyo que hay similitudes. En la propia novela de Dostoievski se menciona ya la influencia cultural francesa en la Rusia del XIX.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. El Buscón no lo he leído entero aún. Durante un tiempo también estuve con él a pellizquitos, pero luego lo he dejado al pobre olvidado. Con Guerra y paz y con los Hermanos Karamazov aún no me he atrevido. Sí con Bodas de sangre. El Lorca dramaturgo me enamora. Esa antología de los cuentos norteamericanos tiene una pinta tremenda. Con De Vigan y con Moshfegh tampoco me he estrenado, pero tendré que hacerlo. Y he cometido el error de picar en ese enlace al libro de Gloria Fuertes. ¡Lo quiero!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que en cuestión de ingenio, Quevedo tenía para dar y regalar. Lo tengo en el escritorio y leo un capítulo cada noche, poquito a poquito. Para las sobremesas y el fin de semana, los Karamazov.
      Ya avisé con el libro de Gloria Fuertes, jaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Buff, que organizadito tienes todo Gerardo. Yo soy incapaz, por mucho que quiero hacer un listado de lo próximo que voy a leer, es imposible, me atoro y al final hago pito pito...
    Recuerdo cuando leí Crimen y castigo y después Los hermanos Karamazov. Resulta que yo era muy joven y leí un ejemplar antiquísimo que era muy corto, luego me di cuenta que de era una versión reducida. Cuando vi el tochaco mas tarde..., lo tengo pendiente. El Buscón creo que lo leí en el instituto, también he querido releerlo mas tarde..., Me sorprende lo de Gloria Fuertes y me llama la atención (bastante por cierto) la Antología del cuento norteamericano (este me lo voy a apuntar).
    Qué tengas buena lectura. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, alguna intromisión tendre, que del dicho al hecho... Eso sí, estos libros caerán, en los próximos meses, pero ya no hay excusa. Salvo la antología del cuento norteamericano, que por su naturaleza y extensión es para toda la vida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Muy buena cosecha te espera. Te deseo un feliz viaje por estos libres, que, seguro lo tendrás. Algunos de los que nombras he leído y otros comenzado y dejado a la mitad. El más reciente de los que nombras es el de Delphine de Vigan (tengo en mi blog una reseña de él, breve, porque describo más obras de ella). Me gustó.
    Un saludo, Gerardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángeles. Sí, el de Vigan salió en español hace menos de un año, más o menos como el de Ottesa Moshfegh. Son novelas que he comprado después de leer reseñas elogiosas, entre ellas la tuya.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Hola Gerardo,
    Uy yo no soy ni mucho menos tan ordenada en mis lecturas, tengo un montón de pendientes que no dejan de aumentar y según mi humor, elijo.
    Habitualmente tengo 2 o 3 libros que leo en paralelo de temas distintos.
    Leí a "los rusos" hace muchísimo tiempo y no he vuelto a releerlos. Supongo que mi visión ahora sería distinta, me he propuesto ir haciendo relecturas de los clásicos, así que ya veré cuándo les toca.

    En mi día del libro y rosas, me apunté a los Recursos inhumanos de Lemaitre, aún no lo he empezado pero había leído buenas reseñas y me decidí, a ver qué tal resulta.
    Y a Gloria Fuertes... la leeré, me resulta entrañable.

    Un beso y felices lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comienzo con mucho orden, sí, pero luego se van colando otras lecturas y al final sobreviene el caos. Este puente, con tanta lluvia, he leído casi un tercio del Dostoievski. Ahora voy a dejar unos días de paréntesis para digerir y pensar, queda uno exhausto ante un despliegue de tal magnitud.
      No he leído a Lemaitre, más allá de buenas reseñas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Me pone muchísimo la idea de juntar a más de mil lectores en algún lugar, libro en mano, media hora leyendo todos juntos... Hay que hacer algo, Gerardo, esa idea no hay que dejarla escapar...

    Leí los Hermanos Karamazov en su momento y no sé si repetiría... Y mira que me gustan las relecturas, pero de las que fueron casi por obligación me tienta menos volver a ellas, aunque sean obras universales de calidad contrastadísima.

    Sobre los restantes, ya sabes que me he vuelto fan de Delphine, irán cayendo más libros suyos. Y novela negra, algún thriller, también me está tentando, pero tengo que escoger bien, esperaré a ver qué dices de tu lectura.

    Y Gloria, por supuesto, está también en la estantería. Como siempre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si alguien con iniciativa lo lleva a cabo. Yo lo imagino como una de esas instalaciones de arte contemporáneo, porque lo ideal sería estar leyendo de verdad y no solo eso, sino conseguir a mil personas juntas verdaderamente abstraídas, hasta llegar a perder la noción de que están leyendo en multitud. Por soñar...
      Este sábado me encontré con una feria del libro en una ciudad de provincias (iba a visitar a mi hermana), no cito el nombre. Como tantos amigos blogueros hablan de Delphine esperaba toparme con algún ejemplar y poder echarle un ojo, pero nada de nada. Los libreros, que de algo tienen que comer, iban a lo seguro: Aramburu, Posteguillo, autoayuda, premios Planeta, etc. ¿Vivimos en un mundo paralelo? Fue un poco decepcionante pasar delante de diez casetas y que todas tuvieran practicamente lo mismo. En fin.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. ¡Hola Gerardo!
    Me ha resultado muy bucólico eso de reunirnos un montón de lectores, sería fantástico. Un no parar de compartir citas y títulos.
    Bueno, lo primero y antes de que se me olvide, de Bodas de sangre han sacado hace poco una adaptación a película, "La novia", se titula. La vi hace poco y es desgarradora. ME gustó.

    Sobre libros que traes y enumeras, compartimos unos cuantos, los de De Vigan, por ejemplo. Y sobre Guerra y Paz, que también lo mentas, di el paso de atreverme a comprar un ejemplar de segunda mano, un tochazo bien grande con las hojas amarillentas, que espero poder disfrutar en unos días. Si lo consigo, te contaré mis impresiones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Esther. Lo tengo en cuenta, solo tenía noticias de una adaptación que hizo Carlos Saura. Eso sí, después de leer el libro. No me gusta ver la película primero...
      Mi ejemplar de "Guerra y paz" también es de segunda mano, pero todavía le queda un poco para que llegue su turno.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Buenas tardes, Gerardo. Intentaré ponerme con Gloria Fuertes, la verdad no la he leído y las selecciones que he oído en la tele no me cautivaron mucho. No te pierdas "El Jugador", yo lo recuerdo breve para ser de Dostoyevski, te encantará. Muy bien aprovechado tu tiempo. Un abrazo. Soy Pepa Cruz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pepa. A pesar de todo, si puedes echa un vistazo al de Gloria Fuertes que digo (u otro, por ejemplo "Obras incompletas"). Aunque conocida por su poesía para niños (que no menosprecio, ojo), en su poesía hay muchoo más.
      Leí "El jugador" hace años, sí es una obra breve pero pasa como con "La muerte de Ivan Ilich" de Tolstoi: tenemos al genio concentrado en doscientas páginas, no falta nada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Has hecho una selección de categoría, excelente y sublime. He leído los clásicos, incluido el Buscón (pero era demasiado joven, debería releerlo). No sabía nada de la autora de novela negra (yo sí soy lectora de este género aunque hace mucho que no leo, no sé porqué).

    Me alegra que hayas recuperado el ordenador, es una dependencia pero yo también lo necesito, de todo lo demás puedo prescindir: TV no veo, mvil lo tengo apagado casi todo el día y cuando lo enciendo está en silencio (jajaja).

    Buena semana Gerardo, un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está funcionando y a todo trapo, además. "Mi nombre es Eileen" aparenta ser una novela negra pero con fuerte sello de autor, como a mí me gustan, espero no llevarme un chasco.
      La semana de momento bien, un poco liado, para variar.
      Un abrazo.

      Eliminar