miércoles, 6 de abril de 2016

Agradecimiento por las nominaciones y premios blogueros

Mientras este blog se acerca poco a poco a su primer año de vida, por fin consigo dedicar un post a los compañeros que en algún momento me han nominado y nombraré al final. Ya de paso hago extensivo el agradecimiento a todos los que una, dos o diez veces han pasado por esta llanura a leer e incluso dejarme sus valiosas impresiones sobre lo leído. 


Mi llanura
Vivo en la más absoluta ambivalencia: por un lado adoro el orden y tolero mal los imprevistos. Por otro, soy un espíritu anárquico, que hace las cosas a su modo y suele nadar a contracorriente. Lo cuento porque cada nominación tenía una serie de requisitos, pero voy a hacer una especie de mixtura o fusión a lo nouvelle cuisine

Para empezar, ¿por qué crear un blog? Pues creo que hubo dos razones conscientes: la primera, una brutal necesidad. La de compartir con alguien mi afición por la literatura. Harto de ser el raro que arrastra siempre un libro donde va y tener que tragarme mis opiniones y mis pasiones sobre lo que leo, me puse a bucear en la blogosfera. Después de un tiempo como lector anónimo, supe que por ahí podría venir mi salvación. Es curioso, pero en este mundo lector, la estadística del CIS donde el 35% de los españoles no lee nunca o casi nunca y solo el 25% lee con frecuencia parece una broma cruel. Así que busqué el abrigo de Internet, y resulta que lo encontré. No solo eso, sino que mi apetito lector se ha intensificado y tengo que decir que leo el doble de lo que leía antes y mi cultura literaria ha crecido de manera exponencial. 

Hay otro motivo que tiene que ver con mi afición por escribir (cuestión que traté de explicar en este post), recuperada desde 2014, cuando organicé con un compañero de trabajo un taller de lectura poética y me dio por revisar mis textos de adolescente. Siempre he escrito por ráfagas, sobre todo diarios donde volcar mis angustias. Algo en realidad poco provechoso y de lo que me ha quedado el tic de escribir en primera persona. El blog y diversos foros (ej. Falsaria) me han permitido contactar con otros escritores amateur como yo, fortalecer mi afición escritora y sobre todo, sentirme cada día más seguro de lo que hago pero, ojo, sin sacar los pies del tiesto. 

Me sorprende el tono tan positivo que va tomando este post, parece mentira. El caso es que os doy las gracias por esa retroalimentación, quiero decir, por el hecho leer y ser leído, de comentar y ser comentado. Soy bastante analógico y no me siento cómodo en las redes sociales “convencionales”, por decirlo así. Pero este espacio y ambiente es distinto, prevalece la educación, la amabilidad y de momento no me he topado con los célebres "haters", al menos de forma directa. 

Y bueno, para no ponerme tan lacrimógeno, voy a dar la de arena. Los que frecuentáis la llanura sabéis que en casa convivo con dos fieras bípedas y una fiera gatuna de cuatro patas, venida a menos, porque ya tiene casi trece años (por cierto, vaya vejez le están dando mis hijos, pobre animal). Con esto quiero decir que a veces mantener el blog y tener cierta vida social virtual me absorbe y tengo que poner límites, fijar los tiempos y hacer breves desconexiones. Seguro que os resulta familiar lo que digo. 

Aquí paso a contar algo más personal, como suelen indicar los premios. Dios repartió un poco a ciegas conmigo. Me dotó de una curiosidad sin límites, pero se le olvidó corresponderme con una inteligencia adaptada a esa circunstancia. El caso es que me gusta hacer de todo, siento interés por infinidad de cuestiones, no solo literarias: me apasiona el arte, la divulgación científica, el cine, la música, hasta aquí lo normal, pero también otras más extravagantes que no menciono y a todo le quiero dedicar algo de tiempo y si puede ser, de forma provechosa, pero o no llego o no puedo. Así que voy haciendo descartes y rotando, como los entrenadores de fútbol y a veces me frustro. Una afición que ejerzo junto a la literaria, y ya acabo, es mi guitarra eléctrica.
Esta señora consume una buena porción de mi tiempo libre.
                   
No concluyo con la habitual lista de blogs a nominar, me angustia este tipo de decisiones. La mayoría me puede ver comentado con razonable regularidad en ellos y además, si echa un vistazo en el blogroll (¿se llama así?) podrá hacerse cierta idea, aunque la lista no está actualizada, son muchos más.

Bien, pues Luz Ruiz Catalán, del blog “Mis realismos mágicos” me nominó a los Liebster Award.

Kirke de “Leer, el remedio del alma”, además de obsequiarme con esa pluma tan elegante, me incluyó entre los blogs del premio “Nen@ tú vales mucho”.




Chelo, de “El blog de Chelo” hizo lo propio con el premio "Dardos". Me pedía una frase que me hubiera marcado, pero por desgracia, en mi vida se me ha grabado más a fuego lo malo que lo bueno, así que paso palabra.




Francisco del blog “Abrazo de libro” me nominó al premio “Parabatais”.




Y para acabar y si olvido a alguien me lo recordáis sin pudor, porque tengo mis momentos de despiste, Rosa Berros del blog "Cuéntame una historia" me incluyó en el premio “Ahínco”. Me pedía el motivo por el que comparto lo escrito y espero haber contestado más o menos.



He intentado, haciendo un esfuerzo ímprobo (se nota en mi vocabulario que estoy leyendo El Quijote) que este post sea lo más espontáneo posible y va directo, sin (casi) editar. Mil gracias a todos y espero que nos sigamos leyendo por una buena temporada.

29 comentarios:

  1. gerardo me gustaria que me monimaras a mi espero que a ti no se te olvide compañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana. En principio el post es tan solo para agradecer a los que me nominaron. No entro en las nominaciones porque me angustia pensar que pueda olvidarme de alguien o poner en un compromiso al nominado: cosas mías. Cualquiera puede acceder a tu blog pinchando en tu foto. Saludos!

      Eliminar
  2. Fantástico y original post, en el que dices y das mucho de ti, Gerardo, apartándote de los formatos convencionales que solemos usar para agradecer los premios.
    Creo no, ¡sin ninguna duda!, que tiene mucho que ver la 'madera de escritor' que tienes.

    No me sorprende tu afición a la guitarra eléctrica (los genios, y tú lo eres de la palabra, tenéis esas cosas) ni tampoco que no puedas dedicar todo el tiempo que quisieras a este mundo virtual.

    Y, por último, mantén siempre esa curiosidad (cosa en la que coincido contigo), porque como dice Jose Saramago: "La vejez empieza cuando se pierde la curiosidad".

    ¡Un beso y enhorabuena por todos esos merecidos premios!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te has pasado un poco, esa palabra, genio, es para unos pocos elegidos entre los que por supuesto no estoy. Me quedo con esa frase de Saramago, la curiosidad nos mantiene despiertos y pone a punto nuestro cerebro. Te agredezco el comentario. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Vaya entrada más bonita Gerardo, has abierto tu corazón de lado a lado para que sepamos muchos más aspectos de ti. Si esto es debido gracias a los premios, gracias entonces! Más menos vamos conociéndonos poco a poco, por la forma de expresarnos, por nuestros gustos literarios... eres un tío profundo.
    Me he sentido super identificada contigo en la parte en que necesitabas la blogosfera para compartir tu afición a la literatura, que yo en mi caso llamo adición. Me ocurrió como a ti.. que una se cansa de que la tachen de rara o friki por leer siempre que puede, y en estos lares nos sentimos comprendidos y respetados.
    Disfruta del blog, de la literatura, de la guitarra eléctrica y loq ue se precie (yo también soy un culo inquieto), pero intenta buscar más hueco para lo que tienes en casa, que eso sí que no tiene reposición posible.

    Un abrazo y enhorabuena por todos los premios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la parte buena de Internet, encontrar a gente con tus gustos y sentirse menos raro. No deja de ser injusto que leer sea en ciertos ambientes una excentricidad, pero así es este mundo.
      Esa idea que mencionas respecto a los peques me la planteo continuamente, solo escribo cuando ellos se van a la cama. Hay momentos en la vida irrepetibles y disfrutar de ellos tan pequeños es uno de ellos. Aunque justo ahora el mayor me está pintando la mesa y el pequeño trata de asomarse a la ventana, qué peligro.
      En fin, gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Agradecidos quedamos y pendientes de tu creatividad inteligente, como has dejado demostrado en esta entradas. ¡Me vas a hablar tú de fieras bípedas! lo que no tengo es gato. je,je.
    Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es verdad, tenemos experiencia más de uno y de dos. El gato es el que mejor se porta, es un buenazo.
      Un abrazo, Francisco y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  5. Genial tu manera tan original de responder a las nominaciones, una muestra más de una personalidad especial.
    Podría comentar cada una de las cosas que nos cuentas sobre ti pero para no extenderme sólo me pararé en dos de ellas.
    Una: ¡Tocas las guitarra! Esa es una de mis aficiones frustradas, porque resulta que tengo un oído enfrente del otro.
    Dos: Me parece fenomenal que estés leyendo el Quijote, este mes se celebra el centenario de la muerte de Cervantes y veo en esa lectura un homenaje a él, o a lo mejor es casualidad, en cualquier caso es estupendo.
    Enhorabuena por todos esos premios y gracias por compartir tus impresiones con nosotros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es cuestión de práctica, me gusta tocar la guitarra desde adolescente y suelo quedar con amigos para matar el gusanillo. Pero todavía es más esclavo que la literatura, porque require práctica diaria o al menos frecuente si quieres adquirir cierta destreza.
      Lo del Quijote es una lectura conjunta que ha propuesto el Infierno de Barbusse, vamos poco a poco, pero se aprende y divierte uno mucho.
      Un abrazo y gracias por la parte que te toca.

      Eliminar
    2. kirke me nominas con este boligrafo virtual compañero

      Eliminar
  6. Enhorabuena por las nominaciones. Salud para bípedos y rascadita al cuadrúpedo. Encontradas joyas en Palabra Compartida. Feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se las haré llegar, Pepa, los tengo ahora bien cerca. Me alegro que hayas sabido sacarle partido, contiene poemas muy hermosos. Saludos!

      Eliminar
  7. Enhorabuena Gerardo. Tu blog se merece todos los premios que reciba.
    Comparto contigo lo de ser la rara que siempre llevaba un libro y aprovechaba cualquier oportunidad para abrirlo y sumergirse en él.
    Los que hemos sido raros nos comprendemos. Aunque para mí era más raro ver a la gente en un bar con la música a tope sin poder ni siquiera hablar. Eso sí que es de raros...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este mundo nuestro pasa por raro lo que debería ser normal, muy buen ejemplo el del bar. Parece que la búsqueda de paraísos artificiale excluye los libros, cuando son uno de los mejores refugios que existen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Merecida recompensa para un lector ávido que siempre está a pie de cañón, da igual de qué guerra. Mi más sincera enhorabuena por tu blog y por tus gustos literarios, que en su mayoría coinciden con los míos.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Neeze. Me alegra encontrar personas con gustos similares (algo raro, casi excepcional en mi pequeño mundo físico) y con las que poder compartir mi pasión. Un saludo, paisana.

      Eliminar
  9. En realidad estamos hechos de contradicciones, así que no me sorprende lo que tú llamas tu "ambivalencia" :) Sobre tu necesidad de abrir el blog... ¡cómo la entiendo! Y eso que había gente a mi alrededor que eran (son) lectores, pero de forma distinta. No de los de ir con el libro (o los libros) a cuestas a todos los sitios ni de los de sentir necesidad de comentar sobre ellos... También estaba la necesidad de escribir y algún motivo más. Pero básicamente, ese "ansia" por dentro que te llevo a abrir el blog lo comparto.

    Enhorabuena por los premios. Y enhorabuena también a los que por aquí pasamos porque es un lujo este rincón tuyo ;)

    Un abrazo, de varada en la llanura a varado en la llanura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de un tiempo leyéndote ya me había dado cuenta, creo que la mayoría llega a la llamada "blogosfera" por cuestiones similares. Y es reconfortante y extraño, casi insólito.
      Puedes quedarte en la llanura el tiempo que quieras, no hay faros a la vista, pero sí molinos, un mar de viñas y bandadas de cigüenas en invierno, como en la foto (hecha en las Tablas de Daimiel).
      Un abrazo!

      Eliminar
  10. Enhorabuena por el reconocimiento de tantos compañeros y felicidades por el casi año de esta llanura.
    Creo que muchos hemos llegado a la blogosfera literaria por los mismos motivos que tú. Es impresionante descubrir la cantidad de gente que lee y que necesita compartir sus impresiones sobre la lectura. Y también me ha pasado que se han incrementado mis ganas de leer más si cabe, incluso creo que leo mejor y mejores libros. Todo ello gracias al feedback que creamos entre todos. Así que la agradecida soy yo por todo lo que me llevo cada vez que recalo en tu llanura.
    Un abrazo y a seguir compartiendo y sobre todo disfrutando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nuevo coincido contigo. Estos casi once meses he leído como nunca y creo que soy mejor lector. Lo mejor es que la bola de nieve sigue y sigue. Gracias a tí también, un placer leerte.

      Eliminar
  11. Merecidos premios, claro que sí. Enhorabuena, Gerardo.
    No sé si aparte de las letras y la música eres un hombre de campo; tanto si lo eres como si no...seguirás cosechando, ya verás.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me tocó doblar el lomo de jovencito, como era tradición. Pero de eso hace ya mucho tiempo. El campo lo tengo cerca, muy cerca. Lo tengo un poco dentro, esa "sangre campesina" que citaba el poeta.
      Espero cosechar o al menos seguir recibiendo tu visita por estos páramos. Saludos!

      Eliminar