jueves, 10 de septiembre de 2015

"También esto pasará" de Milena Busquets

Milena Busquets con el libro, editado por Anagrama
                         (Foto: www.elperiodicodearagon.com)                              
Como cualquier lector empedernido, frecuento la biblioteca con asiduidad. Mi ciudad tenía la suerte de contar con dos, una de ellas pertenecía a la obra social de Caja Madrid y cerró en 2012. Sus libros siguen allí sepultados, cubriéndose de polvo. En aquella biblioteca pasé muchas horas de estudio y quizá por esa razón la acabé evitando, tanto que no me enteré de su cierre hasta hace poco. La otra biblioteca, a la que voy desde niño, no tiene unos fondos excepcionales pero siempre me gusta explorar sus escasas seis hileras de estanterías perdiendo la noción del tiempo, con la esperanza de encontrar alguna lectura provechosa, como También esto pasará de Milena Busquets Tusquets.

Y con la suerte de que al abrir el libro en casa, encontré prendida dentro de la solapa una tarjeta con el jugoso comentario de un lector anterior. No me resisto a ponerla aquí, por lo insólito y por compartir su anónima y fundamentada opinión. Comienza de la siguiente manera: “Estimado próximo lector de También esto pasará” y está firmada por un tal “lector de junio 2015”.




Milena Busquets (1972) es hija de la editora Esther Tusquets. Tiene otra novela titulada Hoy he conocido a alguien (2008) y es bloguera, aunque la escritura y el éxito de También esto pasará le han llevado a descuidar esta faceta.

Resumo el argumento. La protagonista es una mujer de cuarenta años llamada Blanca (un trasunto de la propia autora) que trata de asumir la pérdida de su madre y visita Cadaqués, el pueblo donde solía veranear con su familia, junto a sus hijos, sus dos ex maridos y unas amigas. Está escrito en primera persona, como un monólogo en tono de confesión. La narradora cuenta sus peripecias y se dirige con frecuencia a esa madre, que como un timón le marcó el rumbo a seguir en la vida y cuya ausencia definitiva (viviré sin ti hasta que me muera), le angustia y trata de asumir. 

Blanca trata de recomponerse y seguir hacia delante, desorientada, buscando amor y recibiéndolo, pero sin poder sustraerse a ese vacío que la envuelve. La pérdida de alguno de nuestros progenitores nos pone cara a cara con la verdadera muerte, con la vejez inexorable, con los estertores de la juventud, que Blanca intenta revivir, logrando solo un triste simulacro. Cuando ya no podemos decir papá o mamá, sin que nos responda más que el silencio, dejamos de ser niños definitivamente.


La espectacular bahía de Cadaqués (foto de Julián Guisado, visitcadaques.org)
El libro está escrito con una mezcla, al principio desconcertante, de ligereza y poesía. Alterna lo banal y lo frívolo con lo profundo. Tiene su punto de erotismo (esto ya lo dice mi “lector de junio”) y una visión del sexo y el flirteo como parte de la naturaleza (positiva, liberadora) de hombres y mujeres. No conozco personalmente a la autora, pero creo que en esa prosa se ve reflejada sin imposturas su personalidad, que se muestra trasparente, tal y como es (leer un par de entradas en su blog lo confirma). Blanca-Milena no finge y como lector (y persona) siempre valoro la honestidad. En la protagonista late la herencia de su madre, que describe en un intenso y hermoso epitafio final. 
Me regalaste la risa loca, la alegría de vivir (…) el desprecio por todo lo que te parecía que hacía la vida más pequeña e irrespirable: la mezquindad, la falta de lealtad, la envidia, el miedo, la estupidez, la crueldad sobre todo.
Me gusta esa manera de afrontar la existencia, sin reproches, libre y alegre, nada que ver con el topo de Schopenhauer, que cava y cava sufriendo, ciego y desgraciado. Blanca-Milena es un pájaro que liba de flor en flor, aletea a la vida o canta melancolía y entiendes que incluso sus ex maridos se resistan a dejar de amarla. Ha habido ratos que me ha fastidiado un poco su levedad, lo “estupendísimo” que era todo (hay lectores que solo por eso odian esta novela). Y otros, en los que me he tenido que parar y contagiado por el hedonismo o la melancolía, según la ocasión, volver a leer el mismo fragmento, y lo siento, también he fantaseado con ver amanecer en Cadaqués (a ser posible bien acompañado). Me parece a mí que este libro y por extensión Blanca-Milena genera empatía, es fácil identificarse con esa manera ligera y vitalista de afrontar la vida. Esto (y no su filiación), por encima de sus defectos, explicaría su éxito internacional que crece y crece. 

22 comentarios:

  1. No lo he leído, pero no me importaría... Tiene buena pinta.

    Vaya letra... ¿médico quizá? Casi ilegible.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, ni que lo digas. Aunque estoy acostumbrado a descifrar caligrafías intrincadas, me costó lo mío. De momento el "lector de junio" sigue en el anonimato, no me he puesto a rascar a ver quién es. Prefiero el misterio.
      A ver si te animas con También esto pasará y me cuentas.
      Besos para ti también!

      Eliminar
  2. Yo tampoco lo leí, pero anotado queda. Lo buscaré.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marybel, espero que te guste. Es una novelita corta, se lee en un suspiro. Ya me cuentas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Pues no sé. Me ha gusto tu reseña y, bueno... ¡fuera prejuicios! Es que leí no hace mucho una entrevista-diálogo entre ella y Jenn Díaz y ay, qué de tonterías y ligars comunes... Me lo anoto, de todos modos.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen. He leído la entrevista y la verdad es que no es la mejor autopromoción, al hacerse a duo hay un aire demasiado desenfadado, como de no pensar mucho lo que se dice. El libro tiene ese punto frívolo también, pero no llega a imponerse a lo poético, al menos en mi opinión. Si lo lees ya me contarás que te parece.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  4. ¡Hola!
    Me cuesta mucho ponerme con este tipo de libros. Ya sea por experiencia previa o por prejuicios, pero una gran parte de este tipo de libros me han decepcionado y siempre voy con pies de plomo. He oído hablar muchísimo de este, puede que algún día me atreva.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa también con ciertos géneros, supongo que es una cuestión de gustos. Si al final te animas ya me contarás, lo bueno es que es una obra breve que se lee en un rato.
      Gracias por comentar y un beso para ti también.

      Eliminar
  5. No puedo negar que hay algunas reflexiones más que interesantes, pero no me convenció y la protagonista me llegó a caer realmente mal. Así que no, no creo que repita con la autora.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que la ligereza y el tufillo a "chick lit" (creo que se dice así) puedan disgustar a algunos lectores. En mi caso, pudo más ese tono poético que desprende el libro.
      Gracias por comentar y darnos tu opinión
      Saludos!!

      Eliminar
  6. No sé qué hacer con este libro. Siento curiosidad por leer algo de Milena y no sé si empezar con otro o no. He leído muy buenas reseñas de este libro, que conste, pero eso justo me echa para atrás. Y bueno, la nota del lector de junio es buenísima. Pero flipo con que lo compare con "Los zapatos de Valeria", que no me llama nada la atención ... En fin, que no sé si leeré o no este libro, la verdad.

    Aprovecho y me quedo como seguidora.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rossy, bienvenida. Creo que solo tiene otro publicado, del año 2008 y al parecer (según la crítica) es muy inferior a También esto pasará. Creo que el mejor modo es probar, vía biblioteca. Son ciento setenta páginas y enseguida se da uno cuenta si le gusta o no.
      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Tiene una pita fabulosa¡¡ me alegra que lo hayas disfrutado y me lo llevo apuntado¡¡ un abrazo¡¡¡ No suelo ir a la biblioteca pero es una pena que haya libros que no puedan ser leídos porque cierren las puertas de las mismas¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Francis. Ya te digo, las bibliotecas son patrimonio de todos y su cierre es una mala noticia, pero la mayoría resisten. La pena es que las cajas dejen la obra social de lado, para algo bueno que hacían... Nos seguimos leyendo!!

      Eliminar
  8. Este libro lo tengo apuntado, a la espera a ver si me decido a leerlo. La primera vez que oí de él fue por una recomendación personal que me hicieron y me apeteció mucho leerlo. Luego leí algún comentario y reseña de lectores que no lo ponían tan bien e incidían sobre la frivolidad de la autora, y aunque me considero una lectora sin prejuicios se fueron enfriando mis ganas de leerlo. Tu reseña lo saca del semiolvido así que a ver si finalmente me animo con él.
    A mí también me gusta perderme en las bibliotecas y además tengo la suerte de que en mi ciudad hay unas cuantas. Algo que no siempre sabemos valorar.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se que pasa con algunos títulos que uno no sabe; que si sí, que si no... Lo mejor es hacerse con un ejemplar y probar. Yo tengo poco tiempo para leer y lo tengo claro: si lo empiezo y no entro en la historia, lo dejo.
      Qué suerte si cuentas con varias bibliotecas. Como te decía, en mi ciudad hay una y no tienen gran cosa. Malo para mi bolsillo...
      Un saludo!!

      Eliminar
  9. ¡Hola!
    ¡Cómo me ha gustado tu reseña! :)

    No es un libro que tenga previsto leer en un futuro cercano, pero si se cruza en mi camino, no le haré ascos.
    Gracias por esta magnífica reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y bienvenido.
      La verdad es que hay por leer y tan poco tiempo. Con este de Milena Busquets hay opiniones para todos los gustos. Ya me contarás.
      Saludos!!

      Eliminar
  10. Lo del lector de junio me ha encantado. No estaría mal que todos dejàsemos nuestro pequeño comentario para que lo leyese el siguiente lector. Ni sé creo que lo haré con el que saqué ayer de ka biblio.
    En cuanto al libro de Milena, lo tengo en lista desde hace tiempo. No sé cuándo le llegará su hora. Hubo un momento en que estaba muy por él, pero según pasa el tiempo parece que me voy desinflando. Ya veré.

    Un abrazo fuerte, Gerardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho hice la reseña solo por contar lo del "lector de junio". No he vuelto a encontrármelo, pero no pierdo la fe. Y también tengo la tentación de emularlo. Es lo que pasa con las buenas ideas.
      Gracias otra vez por pasarte Juan Carlos. Saludos.

      Eliminar
    2. Esa letra es de Milena Busquets.

      Eliminar