viernes, 18 de septiembre de 2015

SINFOROSA

"Anciana" del escultor José Manuel Martínez Pérez
(foto: http://josemanuelmartinezescultor.blogspot.com.es)

Me gusta Sinforosa...
Siempre que se acerca con su sonrisa de vieja resabiada, mi pequeño se alboroza al instante y tengo que contenerlo para que no salte de su coraza de madera policromada y se pose como una hoja en los brazos de la anciana. Todos los años se desvive por componerme un trono de flores con amoroso deleite, que luego envuelve para protegerlo de la intemperie. Sobre ese lecho de primavera los mozos me aúpan a la de tres y me pasean por las calles empedradas.

Una vez le regalamos unas botas nuevas, mullidas por dentro con lana de oveja para aliviar sus pies agotados por la edad. Las colocamos a los pies del altar, sobre la media luna, como si se tratara de una ofrenda. Acostumbrada a lo sobrenatural, ni se inmutó. Simplemente se las puso, besó la talla con la punta de los dedos y siguió como si nada, canturreando.

A veces Sinforosa se deja caer sobre una silla y entona una oración entre dientes, repasando las cuentas del rosario o enrollando y desenrollando el dobladillo de la bata. Si está sola, nos enumera sus penurias, con mucha congoja al principio, pero pronto se enerva y con el dedo índice señala al cielo clamando justicia. 

Sinforosa, si yo te contara. Pero no puedo, mi corazón es de madera y la cáscara de porcelana de mis ojos, es un escudo que han creado los hombres, un paraguas para guarecerse de la lluvia. No soy más que eso, un parapeto, no ataco, no envío plagas, ni levanto tempestades, no intervengo ni corrijo las desigualdades del mundo.

El día de la procesión Sinforosa sale en último lugar. Cuando el paso rebasa el umbral de la capilla, se santigua y regresa a su casa, porque dice que me tiene más que vista.

Este relato fue finalista con mención de honor en el I Premio de Narrativa Breve Villa de Madrid (2015)

17 comentarios:

  1. Ay, qué bonito relato! Y sobretodo, qué narrador (narradora) más original.
    Además me has hecho recordar con Sinforosa a mi abuela paterna; era sacristana de la iglesia de su pueblo y se encargaba, entre otras cosas, de que al altar nunca le faltaran flores y las imágenes estuvieran presentables.
    Entrañable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan este tipo de coincidencias!!! El relato surgió a partir de una fotografía, gracias por dedicarme un ratillo y contarme algo de tu vida Kirke.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Excelente Gerardo. El relato no decae. A mí también me has retrotraído al mundo rural. Mi abuela no era sacristana pero íba con ella a misa los domingos, y la figura del sacristán era cuasi imprescindible, en esas liturgias.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste Marybel y que también te haya traído recuerdos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me impacta esa imagen.. Me transmite reflexión, pesar, incluso resignación.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, te invito a que pinches el enlace para ver el grupo escultórico completo. Es impresionante.
      Saludos!!

      Eliminar
  4. Hay muchas Sinforosas en España (y en el mundo), que pasan desapercibidas y parece que no tienen cabida en los tiempos que corren. Me alegra que le hayas dado su lugar y le hayas ofrecido su minuto de gloria.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, al escribir suelo pensar así y eso intento (desde mis lógicas limitaciones, claro). Gracias por pasarte, leerme y comentar. Y un beso para ti también!!

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho el relato, Gerardo, se visualiza la escena muy bien, y me ha encantado cómo acaba. Sinforosa no tiene necesidad de salir a ver procesión alguna.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable Rossy, bastante tiene la pobre!!
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Pues has compuesto un relato bien original, salpicado de ternura y humor. Creo que es la primera que leo un texto con una narradora tan 'singular'. Enhorabuena.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, eso intentaba precisamente.
      Besos.

      Eliminar
  7. Precioso relato, me has deleitado Felicitaciones por esa mención de honor, bien merecida
    Feliz descanso Gerardo

    ResponderEliminar
  8. Sinforosa es un personje típico de ciertos pueblitos de España y de Italia (soy italiana) y la describiste muy bien. Me gusta desde donde los contás, desde la mirada de esa Virgen de madera y porcelana.
    Felicitaciones por el premio.
    Saludos desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirella, me alegro que te haya gustado el enfoque. Es muy difícil escribir una historia en tan pocas palabras, fue todo un reto. Un saludo desde el otro lado del charco!!

      Eliminar